Trabajar a media jornada es algo poco extendido en Chequia

Trabajar a media jornada es algo que se practica muy poco en la República Checa. Este país figura incluso entre los que menos aprovechan esa posibilidad a nivel de toda la Unión Europea.

Foto: Pixabay, Public DomainFoto: Pixabay, Public Domain Un 10% de las mujeres checas y poco más del 2% de los hombres checos trabajan a media jornada, una cantidad bastante reducida que aprovecha esa posibilidad, dada por ley.

En la Unión Europea la media de las mujeres que tienen reducida su jornada laboral es del 30% aproximadamente y en el caso de los hombres del 9%, de acuerdo a datos dados a disposición por la Oficina de Estadísticas Checa, que se basó en los informes de Eurostat del año pasado. Las personas deciden trabajar a media jornada para poder dedicarse más tiempo a sus hijos y familia en general, o por razones de salud, de estudio, etc.

El menor número de mujeres en los países comunitarios que trabajan a media jornada se registra en Europa del Este, concretamente en Bulgaria, donde labora de esa forma una de cada 45 mujeres. En Chequia y Polonia es una de cada 10 y en Eslovaquia y Rumania una de cada 13. A su vez, en los Países Bajos aprovecha esa posibilidad el 76% de las mujeres y el 26% de los hombres, y en Alemania y Austria casi el 50% de las mujeres y una décima parte de los hombres.

De acuerdo a la Cámara Comercial checa, la legislación actual del país no impulsa una mayor flexibilidad laboral, sino que más bien la obstaculiza. Las madres con hijos difícilmente consiguen trabajo y si ya lo logran, no encuentran un parvulario donde acepten a sus hijos, ya que las plazas en éstos son insuficientes.

Además, en la mayoría de los casos los trabajadores que laboran a media jornada y reciben un salario reducido, por lo que tendrán también una pensión más baja cuando se jubilen, tienen que cumplir con el 80% aproximadamente del trabajo que hacen los trabajadores a plena jornada.