Praga será más dura con el consumo de alcohol en la calle

La Alcaldía de Praga quiere ampliar a partir del próximo año la zona con prohibición del consumo de alcohol en público.

Foto: ČTFoto: ČT Los concejales de la Alcaldía Mayor de Praga someterán a votación en enero del próximo año una enmienda a la directiva que regula el consumo de bebidas alcohólicas en lugares públicos de la capital checa.

De ser aprobada la enmienda, estará prohibido beber alcohol en público en todo el casco histórico de Praga. Así también no se podrá andar por la zona portando una botella abierta de cerveza o de otra bebida con alcohol. Se supone que esto facilitará el trabajo de los policías, que para multar a una persona no tendrán que probar que ésta ha consumido alcohol, sino que bastará con verla con una botella abierta.

El Ayuntamiento de Praga 1 aplaude el nuevo proyecto de la Alcaldía Mayor de Praga, sobre todo en vista de las frecuentes quejas de los habitantes de la zona histórica por el alboroto ocasionado en las calles en avanzadas horas de la noche por personas ebrias. Mayormente se trata de turistas jóvenes que se pasean por la Praga nocturna en busca de diversión, con botellas de alcohol en las manos.

No todos apoyan el proyecto. Los Piratas lo consideran extremista. Indican que al centro de la capital vienen por la tarde no sólo turistas adinerados, sino también empleados locales que quieren compartir ocasionalmente con sus amigos unas copas, sentados en los parques o en el malecón junto al Moldava. Los Piratas insisten en que la enmienda no acabará con el ruido, porque éste lo ocasionan personas que se emborrachan en los restaurantes.

La enmienda que prohíbe el consumo de alcohol en lugares públicos fue aprobada por la Alcaldía Mayor de Praga en 2008. Actualmente abarca determinadas plazas, parques y calles céntricas, en total unos 900 lugares en la capital checa.