Los restaurantes y bares checos sufren escasez de trabajadores

Los dueños de hoteles y restaurantes checos se enfrentan a una gran escasez de trabajadores cualificados, informó el miércoles el diario Hospodářské noviny.

Foto ilustrativa: Lenka ŽižkováFoto ilustrativa: Lenka Žižková Con el mercado laboral tan ajustado y el creciente número de nuevos bares y restaurantes que están apareciendo en la República Checa, encontrar y mantener a los empleados se ha vuelto cada vez más complicado, de forma que algunas empresas incluso se han visto incluso obligadas a cerrar.

Actualmente hay alrededor de 200.000 personas que buscan un trabajo en la República Checa. Según la Asociación Checa de Hoteles y Restaurantes, unos 15.000 de ellos podrían encontrar empleo en el sector de la restauración.

Sin embargo, muchos de estos puestos permanecen sin cubrir incluso durante varios años, dijo el presidente de la asociación, Václav Stárek, a Hospodářské noviny, y agregó que la única solución al problema es emplear trabajadores extranjeros.

Foto: StockSnap / Pixabay CC0Foto: StockSnap / Pixabay CC0"Es común en todo el mundo emplear trabajadores del exterior. Es triste que, por ejemplo, los solicitantes de empleo de Ucrania tengan más dificultades para obtener un permiso de trabajo en la República Checa que en Polonia o Austria", dijo Stárek al diario.

Una de las razones por las que la industria hotelera checa está luchando con una escasez de mano de obra es el número inusualmente alto de bares y restaurantes per cápita.

Según la Asociación Checa de Hoteles y Restaurantes, la República Checa tiene el mayor número de bares y restaurantes por persona dentro de la UE. Actualmente hay alrededor de 265 personas por restaurante en la República Checa, en comparación con las 501 de Alemania y las 780 de Gran Bretaña.

Especialmente en los últimos años, se han abierto más negocios de los que han cerrado. A pesar del creciente número de bares y restaurantes, la cantidad de camareros y cocineros se ha estancado, y solo alrededor del 15% de los nuevos empleados tienen una calificación adecuada.

"El mayor problema es que hay casi cero interés en estudiar para convertirse en cocinero o camarero", dijo el director del Foro de Turismo de la República Checa, Viliam Sivek, al diario. Las regiones limítrofes con Austria y Alemania experimentan la mayor escasez de mano de obra en el sector, ya que lostrabajadores cualificados de la zona prefieren trabajar al otro lado de la frontera, donde ganan más dinero.