Los edómetros del 42% de los vehículos de segunda son alterados

El fraude del odómetro sigue representando un problema importante para los compradores de autos usados en la República Checa. Estudios sugieren que hasta el 42 % de los vehículos vendidos, incluidos los coches importados, habían visto alterados sus odómetros.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Muchos checos consideran la segunda mano el camino a seguir cuando desean compran un coche. No obstante las conclusiones de un estudio de mercado indican que los automóviles con más de 100.000 kilómetros rodados fueron modificados a menudo por una simple razón: asegurar un mejor precio de venta.

Una encuesta realizada por la empresa Cebia, en 2016, sugirió que el 42 % de los vehículos vendidos habían sido manipulados. Esta semana la Radiodifusión Checa informó que el fraude del odómetro sigue siendo un problema serio.

Un funcionario del Ministerio del Interior dijo a la emisora que aunque el fraude del odómetro constituía un delito, el diablo estaba en los detalles, a saber, que la verdadera infracción era a menudo difícil de probar.

Sin embargo, los informes de la Radiodifusión Checa, indican que los fraudes serían fáciles de detectar, en caso de que en el país se aplicaran medidas como en otros miembros de la UE, como en Bélgica, donde, el fraude del odómetro ha sido casi erradicado.

A pesar de que en la República Checa el fraude del edómetro representa un problema, las autoridades no cuentan con la aplicación de cambios que ayuden a combatir de manera significativa y eficaz la alteración de los edómetros en los vehículos de segunda mano.