Los checos, poco dispuestos a trabajar en el extranjero

La disposición de los checos para viajar al extranjero en busca de trabajo es de las más bajas del mundo.

Foto ilustrativa: Gerd Altmann / Pixabay CC0 Public DomainFoto ilustrativa: Gerd Altmann / Pixabay CC0 Public Domain Los checos no se hallan demasiado dispuestos a trasladarse al extranjero para trabajar, y tampoco están muy inclinados a abrir sus puertas a los inmigrantes para que ocupen puestos de trabajo en Chequia. Es lo que se desprende del sondeo Workmonitor realizado por la compañía Randstad en 33 países de todo el mundo.

A la pregunta de si vivirían en otro país por motivos laborales solo contestó de forma positiva el 35% de los ciudadanos checos encuestados, el segundo porcentaje más bajo de todo el sondeo, por detrás de Dinamarca. A Chequia le siguen Austria y Países Bajos, con un 36%.

Si el traslado es solo temporal, un 41% de los checos aceptaría el traslado. Solo Austria y Dinamarca muestran una proporción más baja.

"La poca disposición de los checos de emigrar en busca de trabajo es un fenómeno a largo plazo, y además ahora se ve apoyada por el bajo desempleo, la amplia oferta de puestos de trabajo y el crecimiento de los salarios y otras bonificaciones", explicó la directora de la sucursal checa de Randstad, Han Púllová.

El estudio también muestra la resistencia de los checos a dar empleo a extranjeros. Aunque en el país actualmente hace falta mucha mano de obra, solo el 50% de los encuestados creen que hace falta atraer a trabajadores extranjeros. Se trata así de uno de los países menos dispuestos a la inmigración económica, por detrás de Argentina (29%), Hungría (33%) y México (39%).