La economía anda bien, ¡hay que frenarla!

El crecimiento de la economía checa preocupa al Banco Nacional (ČNB) que decidió volver a aumentar el tipo de interés base para prevenir problemas en el mercado laboral.

Jiří Rusnok, foto: Filip JandourekJiří Rusnok, foto: Filip Jandourek Según los recientes pronósticos, la economía checa crecerá este año en un 4,5% superando las previsiones anteriores. Sin embargo, la desenfrenada aceleración de la economía nacional tiene una cara oculta que implica problemas en el mercado laboral.

El país goza de una tasa de desempleo muy baja, que en el tercer trimestre de este año cayó por debajo del 3%, lo que se convierte en una pesadilla para las empresas.

En vista de la escasez de mano de obra, las firmas se ven obligadas a aumentar notablemente los salarios. Aun así, en el mercado laboral sigue habiendo miles de puestos de trabajo vacíos y faltan empleados para cubrirlos.

La economía nacional por lo visto está rozando su límite tope, según indicó el gobernador del ČNB, Jiří Rusnok.

“Evidentemente, nos encontramos por encima del potencial de la economía checa. Calculamos que este año crecerá un 4,5%. Pero recuerden que cuando la última vez pronosticamos un crecimiento del 3,6%, muchos analistas decían que el Banco Nacional se mostraba demasiado optimista”, dijo Rusnok.

Para frenar la economía nacional, por segunda vez este año, el ČNB ha vuelto a aumentar los tipos de interés al 0,5%. Es decir, que tanto los hogares como las empresas tendrán que contar con otro encarecimiento de los préstamos, incluidas las hipotecas.