La corona checa llega a su nivel más bajo respecto al euro desde septiembre

La moneda checa no deja de caer frente al euro y al dólar, llegando ya a las 26,07 coronas por euro. Este desarrollo tiene que ver, al parecer, con factores internacionales, más que con la situación de la economía checa.

Banco Nacional Checo, foto: Filip Jandourek, ČRoBanco Nacional Checo, foto: Filip Jandourek, ČRo Desde el final de la política devaluatoria del Banco Nacional Checo hace más de un año, y sus sucesivas decisiones de aumentar las tasas de interés, la moneda nacional checa se ha ido fortaleciendo frente al euro. Sin embargo, en los últimos meses, la tendencia se ha invertido y la tasa de la moneda checa ha regresado por encima del umbral de 26 coronas por euro.

El miércoles, la institución monetaria checa también decidió revisar al alza por cuarta vez en poco más de un año sus tasas clave. Esto no impidió que la corona checa siguiera cayendo no solo frente al euro, sino también frente al dólar.

Foto : Barbora NěmcováFoto : Barbora Němcová "La razón principal es que la corona sigue las tendencias en los mercados", dice un analista financiero para el diario comercial Hospodářské Noviny. Los inversores temen al parecer la evolución de la economía en el mercado estadounidense. Se desharían en consecuencia de monedas como el peso argentino, el rand sudafricano o la lira turca, para adquirir activos más seguros como los títulos de deuda estadounidenses.

Países como Argentina o Sudáfrica, que han acumulado una gran deuda en el exterior y cuya balanza de pagos es negativa, son de hecho muy sensibles a los cambios en las tasas de interés en Washington. Por lo tanto, la tendencia tiene un impacto en Europa Central, y en particular en la corona checa. El złoty polaco está en su nivel más débil en dos años y el forint húngaro está incluso en su nivel histórico más bajo.

La evolución futura en el curso de la moneda checa dependerá, por lo tanto, de nuevos desarrollos en el escenario internacional, donde las tensiones entre la Unión Europea y los Estados Unidos se controlan estrechamente. El Banco Nacional de la República Checa también podría decidir apoyar a la corona elevando aún más sus tasas de interés clave.