El sector aeroespacial checo empieza cooperar con Canadá

Canadá es una de las mayores potencias mundiales en aviación e industria aeroespacial. Una delegación formada por algunos de los principales representantes de la compañía de ese país se encuentra ahora en la República Checa para impulsar la producción bidireccional y la cooperación en investigación.

Vladimír Bärtl, foto: Ministerio checo de Comercio e IndustriaVladimír Bärtl, foto: Ministerio checo de Comercio e Industria Una delegación canadiense de los sectores aeronáutico y aeroespacial se hallaen la República Checa durante cinco días para participar en diversos encuentros empresariales y conocer mejor lo que las empresas checas y los organismos de investigación pueden ofrecer en términos de cooperación. La visita canadiense es la retribución de una visita checa similar realizada en mayo de 2017.

El viceministro checo de Comercio e Industria, Vladimír Bärtl, explicó por qué la visita es tan oportuna en este momento:

"El sector aeroespacial es un sector prioritario para los gobiernos checo y canadiense. Ahora que tenemos el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá, tiene mucho más sentido, ya que tenemos una base común sólida y las empresas checas ya están involucradas en el sector aeroespacial en Canadá y viceversa. Creo que en cuanto a la presencia canadiense en la República Checa, podemos hablar sobre el Bell Helicopter Center en Praga o la cooperación de AERO Vodochody con la serie C de Bombardier".

El acuerdo comercial entre la UE y Canadá entró en vigor el pasado mes de septiembre y debería recortar los aranceles de importación y una gran cantidad de papeleo doloroso para los negocios. Y se gana mucho en el lado checo. La industria canadiense ingresa alrededor de 28.000 millones de dólares canadienses por año, y alrededor de 87.000 canadienses están empleados directamente en esta rama. Se estima que el sector checo emplea alrededor de 10.000 y tiene una facturación de alrededor de 700-800 millones de euros.

Los canadienses tienen el tercer sector aeroespacial y de aviación más grande del mundo, el mayor sector mundial de turbohélices, y es el quinto en el mundo en investigación y desarrollo aeronáutico y aeroespacial.

Mucho de eso se produjo como resultado de la cooperación casi perfecta con los productores estadounidenses. Los checos pueden jactarse de que sus empresas están presentes en todos los ámbitos, desde cables y componentes clave hasta la producción de aviones deportivos y de aviones de entrenamiento. Uno de los representantes de la compañía canadiense de MHI Canada Aerospace, parte del grupo Mitsubishi, describió lo que los checos podrían ofrecer:

AERO Vodochody, foto: ČTKAERO Vodochody, foto: ČTK "Lo más importante es el bajo riesgo. La capacidad de lograr técnicamente, la capacidad de entregar alta calidad a tiempo. Y luego el coste competitivo global. Deseamos socios que puedan estar con nosotros y crecer más o menos. Creo que si las compañías miran solo el salario por hora, esa no es en absoluto la manera correcta de medirlo. Queremos ver todo, lo que queda en total. Creo que la República Checa tiene ventajas en eso. Es competitiva en los salarios, obviamente, pero también está el aspecto técnico y de innovación, es muy importante ".

Las empresas checas también están suministrando a algunos de los grandes actores aeroespaciales globales como Airbus, Boeing, Embraer y Gulfstream.