Desechos alimenticios, un problema que los hogares checos deben enfrentar

Alrededor de un 30% de los desechos domésticos de los hogares de la República Checa provienen de tirar comida, según un estudio realizado por la agencia CVVM. Por el contrario, una gran parte de los encuestados reconoció comer alimentos tras expirar su fecha de caducidad.

Foto: Scot Nelson via Foter.com / CC BYFoto: Scot Nelson via Foter.com / CC BY Los hábitos alimenticios de la población checa dejan mucho que desear. El sondeo desarrollado por CVVM muestra que planificando mejor el menú familiar, se podría ahorrar dinero y evitar desperdiciar productos alimenticios, un problema que preocupa al 86% de los encuestados.

Las cifras en cuanto a las familias que no tiran comida son desalentadoras: menos de un cuarto del total de participantes aseguraron consumir todo lo comprado y algunos de ellos dijeron que solo desechan el 10%. La mayor parte de la muestra coincidía en querer mejorar la situación, principalmente por motivos económicos. Las razones éticas y sociales del problema también fueron mencionadas, pero en menor medida.

Según los cálculos realizados por la agencia, alrededor del 6,4% del total de la producción alimenticia acababa siendo basura en Chequia, es decir, más de 254.000 toneladas de comida. En un país de 10 millones de personas se desperdician 25 kg de alimentos per cápita anualmente.

En contraposición al despilfarro, un 48% de los checos afirmó que alguna vez comieron viandas más allá de su fecha preferente de consumo. Además, un tercio de ellos habrían ingerido productos como carne o leche tras pasar su fecha a de caducidad, aun sabiendo que son alimentos perecederos.