Chequia apuesta por el mercado de coches eléctricos

La tienda electrónica Alza.cz se ha lanzado a la venta de coches eléctricos en la República Checa, esperando que el sector siga los mismos pasos que en países como Alemania, Austria o Noruega.

Foto ilustrativa: Michal Malý, ČRoFoto ilustrativa: Michal Malý, ČRo El mercado de coches eléctricos en la República Checa será impulsado tanto por el Gobierno nacional, como por Škoda Auto y la planta energética ČEZ. La empresa automovilística checa ha anunciado la venta de su primer coche puramente eléctrico en 2020, con cinco modelos que verán la luz en 2025. El trabajo de ČEZ será establecer puntos de carga a lo largo de todo el país, ampliando las 70 estaciones que existen actualmente.

Por su parte, el Ministerio de Industria está dialogando con los fabricantes de coches para alcanzar un acuerdo sobre los subsidios que podrían impulsar las ventas de estos vehículos. La estimación de Škoda muestra que para dentro de 10 años, se vendan un 25 por ciento más. Además, el ministerio también están comprando coches eléctricos que sustituirán a los que actualmente tienen las agencias y oficinas gubernamentales.

Con todas estas medidas se espera convencer a los potenciales compradores, que se encuentran desalentados por los altos precios, la corta vida de la batería y la escasez de estaciones de carga. El año pasado solo 270 de los 260.000 coches que se vendieron en Chequia eran eléctricos.

La línea a seguir por la República Checa en este sector es la que tienen países como Noruega, donde los coches eléctricos constituyen un tercio del total de las ventas gracias a las ventajas sobre tasas de carretera que tienen sus propietarios. En Alemania, por ejemplo, los compradores ahorran hasta 4.000 euros, la mitad pagados por el Estado y la otra mitad por los fabricantes, algo parecido a lo que se hace en Austria.