Cae la popularidad del cigarrillo electrónico en Chequia

La popularidad del cigarrillo electrónico se va reduciendo recientemente en la República Checa, según indica el estudio dado a conocer por el Instituto de la Salud del Uso de Tabaco. Los vendedores confirman la merma de interés por parte de los clientes, que ha obligado a algunos de ellos a tachar este dispositivo de la oferta.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay Un 60% de los fumadores checos ha probado alguna vez el cigarrillo electrónico, según datos ofrecidos por el Centro para la Dependencia del Tabaco de Praga.

Sin embargo, la popularidad de este dispositivo ha caído notablemente en los últimos años a nivel nacional: mientras que en 2014, el cigarrillo electrónico contaba con un 3,9% de usuarios, un año más tarde su número se redujo al 2,3%.

De cara a esta tendencia, algunos comerciantes han reaccionado sacando de su oferta esta imitación de tabaco que entró en el mercado checo en 2007.

El dispositivo, que utiliza una batería para calentar y vaporizar una solución líquida, goza de una mayor popularidad entre los jóvenes de entre 15 y 24 años y lo prefieren más los hombres que las mujeres, según indican datos estadísticos.

El 31 de mayo de 2017 en la República Checa entrará en vigor la ley antitabaco que prohibirá fumar tabaco en los interiores de los restaurantes y los establecimientos públicos, como teatros y cines, entre otros. La normativa prohibirá, además, el uso de los cigarrillos electrónicos en hospitales, escuelas y centros comerciales, mientras que la gente podrá disfrutarlos en los restaurantes, bares y cafeterías.