Bancos de comida checa reciben record de donaciones

La federación checa de bancos de comida ha registrado un alto aumento en la cantidad de comida donada a beneficencias. La cantidad reunida en el primer trimestre del 2018 fue cinco veces más alta que en el mismo periodo del año pasado.

Foto: Agnés JoyautFoto: Agnés Joyaut El incremento en donaciones de comida se debe principalmente a la nueva enmienda del acto alimentario que tuvo efecto en la República Checa en enero de 2018. Esta enmienda obliga a los supermercados, por encima de 400 metros cuadrados, a donar a beneficencias productos que no han sido vendidos pero que todavía pueden ser consumidos.

Bajo esta regulación, los supermercados pueden donar alimentos con empaque deformado, etiquetado incorrecto o también productos con una vida útil mínima.

Durante el primer trimestre del año, la cadena alemana de supermercado Kaufland ha suministrado alrededor de 120 toneladas de comida a la federación Bancos de Alimentos, mientras que Tesco ha donado cerca de 100 toneladas.

En 2017, los bancos de comida checos han reunido más de 2,300 toneladas de comida que fueron redistribuidas a 96,000 personas necesitadas.

Según la directora de la Federación Checa de Bancos de Comida, Veronika Lachová, la demanda no se está debilitando.

“Por el momento, estamos tratando de asegurarnos de que podamos suministras productos frescos a nuestros clientes. Estamos tratando de encontrar la forma de preservar productos lácteos. En este sector, todavía tenemos mucho en que ponernos al día.”

Para tratar con el influjo de la comida donada, la Federación Checa de Bancos de Comida abrió recientemente un nuevo centro de logísticas en Modletice, a las afueras de Praga. El lugar fue provisto de manera gratuita por una de las cadenas de supermercado y permite almacenar más de 700 toneladas de comida.