La selección de fútbol se lo jugará todo en Belfast

La selección checa de fútbol tiene que ganar a Irlanda del Norte en Belfast para poder seguir pensando en el pase al Mundial de Rusia.

Karel Jarolím, foto: ČTKKarel Jarolím, foto: ČTK La situación es más que alarmante para la selección checa de fútbol en las eliminatorias para el Mundial 2018. El cuadro nacional tiene que derrotar a Irlanda del Norte, ubicada en el segundo lugar del grupo C, siete puntos por encima del equipo dirigido por Karel Jarolím.

El seleccionador checo indicó que no deja de pensar en el choque crucial que jugarán sus pupilos este lunes en Belfast.

“Estoy pensando en optar por la mejor estrategia eficaz contra los irlandeses”, dijo el entrenador.

El cuadro nacional mostró un buen rendimiento ante los alemanes el pasado viernes en casa, aunque al final cayó por 1-2 recibiendo el gol decisivo a dos minutos para el pitido final.

En Belfast, los checos tendrán que superar la mejor defensa a nivel europeo en cuanto al número de goles recibidos. Los irlandeses encajaron solo dos goles en su derrota por 0-2 frente a Alemania, pero en los demás seis partidos de la clasificación han mantenido su puerta a cero.

JAROLÍM: “Sigo echando humo por la cabeza. Aún la tengo todo el tiempo en marcha”.

El delantero Michael Krmenčík, está convencido de que al rendir tan bien como contra Alemania, los checos anotarán y triunfarán esta noche en el estadio de Windsor Park.

“En todos los partidos buscamos la victoria, así que no jugaremos con los pies atados. Si rendimos como contra los alemanes y nos dejamos en la cancha el corazón, creo que podríamos triunfar”, sostuvo el delantero.

El balón rodará a las 20:45, hora centroeuropea. En los demás encuentros del grupo C, el líder de la clasificación, la impecable Alemania, recibirá a Noruega, mientras que Azerbaiyán acogerá a San Marino.