La selección de fútbol prosigue su racha

La selección checa de fútbol ganó el torneo de Qatar, tras derrotar a Islandia por 2-1 e imponerse por la mínima ante el equipo local.

Foto: ČTKFoto: ČTK La República Checa ha prolongado en cuatro triunfos su racha de victorias, algo que había logrado por última vez hace tres años.

Sin embargo, esta serie no hay que sobreestimarla demasiado. El cuadro checo derrotó a las débiles selecciones de Azerbaiyán (1-2) y San Marino (5-0) en las últimas dos jornadas de las eliminatorias para el Mundial, en las que ya no pudo hacerse con el pasaporte a Rusia.

En el Torneo de Tres Países de Qatar luego derrotó a un participante del Mundial, Islandia, por 2-1, eso sí, pero la verdad es que la selección del país volcánico dejó descansar a varias de sus mayores estrellas en este choque.

Los checos luego conquistaron una victoria obligatoria frente a Qatar, pero el seleccionador, Karel Jarolím, no se mostró muy satisfecho con el rendimiento de su equipo, formado en su mayoría por sustitutos.

“Para mi gusto cometimos demasiados errores no forzados de los que resultaban los contragolpes del rival. Pero nadie podía esperar que todo funcionara como una máquina engrasada, el equipo jugó unido por primera vez. Era ingenuo el que esperaba otra cosa, eso lo sabíamos. Así que el resultado supera la calidad del rendimiento”, dijo.

Jarolím: "Era ingenuo el que esperaba que todo funcionara como una máquina engrasada".

Aun así se mostraron algunas chispas de esperanza de llegada de tiempos mejores en cuanto al juego del equipo nacional. Prometedor resultó el rendimiento de Antonín Barák. El delantero del Udinese marcó frente a Qatar su quinto gol en siete partidos.

Mientras que en la defensa jugó de manera segura el zaguero Stefan Simić, de ascendencia croato-bosnia. El zaguero del AC Milán, cedido esta temporada al FC Crotone de la Serie B italiana, recientemente rechazó las ofertas de representar a Bosnia y Herzegovina, Croacia o Serbia y optó por su país natal, según dijo.

“Para mí esto significa mucho. Nací y crecí en Chequia. Saltar a la cancha con la selección nacional es por el momento lo máximo de mi carrera. Qatar no fue un rival fácil, jugó de manera muy activa. Pero yo me sentí perfectamente en la cancha. Llevamos aquí unos cinco días, así que nos ambientamos y lo pasé muy bien”, dijo.

La selección checa se tomará ahora una pausa invernal. En marzo próximo jugará el torneo chino en la ciudad de Nanning, al que se apuntaron, además de la selección local, también Gales y Uruguay.