Las transiciones se preparan, no se improvisan

Con este espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

José SotoJosé Soto La República Checa y Chile podrían desempeñar un papel trascendental en el proceso de transición que experimentará Cuba tras la desaparición del régimen de Fidel Castro. Así lo afirmó el chileno José Soto, especialista en temas de transición, durante una reciente visita a la capital checa. Soto explica en esta entrevista para Radio Praga, que las transiciones no deben improvisarse, deben prepararse. Siguiendo esa lógica, nuestro invitado de hoy hace un llamamiento a checos y chilenos a trabajar juntos para ayudar a los demócratas cubanos.

¿Cómo surge la idea de que checos y chilenos formen una alianza por la transición en Cuba?

"En primer lugar hay que recordar que Chile es un país gobernado por un presidente socialista, en una coalición donde coexisten democratacristianos, socialdemócratas y socialistas, y en ese contexto se votó ante la Comisión de DD. HH. de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra, pidiendo la entrada de un relator de la ONU a Cuba. (La República Checa se unió a esta votación). Esa resolución señala y denuncia las tremendas violaciones de derechos humanos en la isla. En Chile, cada vez es más grande el grupo de personas que condena el régimen de Castro. Ese grupo está liderado por el ex presidente Patricio Aylwin, y formado por representantes de la sociedad civil, sindicatos, organizaciones de base. Ya es muy poco lo que le queda de apoyo en Chile al castrismo y a Fidel.

...con excepción del Partido Comunista.

"Claro, un PC con una gran ascendencia estalinista, que cada vez tiene menos importancia en el ámbito de la política democrática. Es un partido que representa menos del 5 por ciento en el marco de las elecciones libres. Por lo tanto, existe una gran solidaridad en materia de democracia para Cuba. Y toda esta solidaridad se combina con la de nuestros amigos checos, cuya experiencia de lucha y sus testimonios contra el totalitarismo estalinista, nos llevan a pensar en la creación de esta alianza de la que hemos venido hablando".

Según coinciden los expertos, esta alianza entre Chile y la República Checa puede resultar sumamente efectiva por una combinación entre las experiencias vividas por ambos países y por la autoridad moral de las personalidades que se encuentran vinculadas a la iniciativa. ¿Cuál es su apreciación al respecto?

"Por supuesto esta alianza se da en ese abrazo entre los ex presidentes Patricio Aylwin y Václav Havel, dos hombres legitimados por los valores democráticos. Pero hay que destacar que más importante aún es la alianza que se está dando a nivel internacional, es decir, Latinoamérica, Europa, Estados Unidos, Canadá, etc. Incluso en recientes foros internacionales se han dado cita personalidades de países tan diversos como Rusia o Taiwan. Eso es positivo".

¿Qué le pueden transmitir a Cuba los chilenos y los checos, a los demócratas cubanos una vez iniciado el proceso de transición a la democracia?

"Primero que nada, que no deben tener miedo. En democracia no solamente se permite la libertad de expresión, las libertades personales, etc., sino también el desarrollo económico. Quienes los amenazan de que durante el poscomunismo van a perder sus derechos a la salud, a la educación... están mintiendo. Nosotros en Chile tenemos una experiencia notable en ese sentido. Hemos mejorado de manera significativa los niveles de vida de nuestra población. Tomando indicadores internacionales, puedo decir que hemos disminuido la pobreza y la extrema pobreza de un índice del 46%, cuando terminó la dictadura, a un 18%".

Sin embargo, el régimen castrista argumenta que en Latinoamérica hay desigualdades, mientras en Cuba todo funciona a las mil maravillas.

"Bueno, es verdad que aún nos queda mucho por hacer, por supuesto. Pero no podemos dejar de reconocer que en Chile hemos avanzado en esos indicadores, y todo eso en menos de 10 años. La democracia es significado de mejor bienestar y ello lo han vivido tanto checos como chilenos".

¿Cuál sería la principal recomendación de un demócrata chileno a sus homólogos cubanos, hoy en día marginados social y políticamente?

"Lo más importante, y esto no es una recomendación sino una experiencia que queremos compartir con los cubanos, es mantener la unidad. Siempre las dictaduras buscan dividir a quienes se oponen. Creo importante prepararse y tener un programa definido para el día después, el día que comience la transición. Sobre ello se ha escrito mucho, es verdad, pero creo que ha llegado la hora de trabajar fuerte para apoyar a quienes en Cuba piensan en esa dirección".

¿Qué mensaje le mandaría a los cubanos que están sintonizando este programa?

Tres cosas, bien breves, pero profundas. Lo primero es que el mundo sigue luchando por la libertad de los presos políticos en Cuba, por la defensa de los derechos humanos y por apoyar todo movimiento de resistencia pacífica que lucha sin recurrir a la violencia contra un régimen totalitario que SI recurre a ella. En segundo lugar, vuelvo a hacer un llamado a la unidad de los opositores. No se dejen vencer por los aparatos represivos en su empeño por generar división entre Uds. Y tercero, trabajen desde La Habana, en conjunto con el mundo democrático, en metodologías que concluyan en la elaboración de un programa de transición. La transición en Cuba no se debe improvisar cuando caiga la dictadura, debe comenzar a construirse hoy".