Joyas de la pintura europea expuestas en Praga

La Galería Nacional ofrece la oportunidad de ver joyas de la pintura europea. En el palacio Sternberk están expuestos cuadros del pintor italiano Tiziano y de la pintora flamenca, Rachel Ruysch.

El palacio Sternberk, una de las exposiciones permanentes de la Galería Nacional que alberga obras del arte europeo hasta el siglo XVII, presenta al público obras maestras del arte pictórico italiano y flamenco.

El primer cuadro, titulado Apolo y Marsias, del siglo XVI es obra del pintor italiano Tiziano Vecellio, maestro renacentista de Venecia. Sus servicios fueron solicitados por los emperadores de la casa de los Habsburgo, por los duques italianos y también por el Papa. El cuadro expuesto corresponde a la última época de la trayectoria artística de Tiziano en la segunda mitad del siglo XVI. La República Checa no ofrece muchas obras de este pintor, según explica el comisario de la exposición, Pavel Pribyl:

"En el territorio de la República Checa se hallan dos originales de Tiziano. Se trata en primer lugar de un pequeño cuadro llamado "La joven mirándose en el espejo" que se encuentra en la Pinacoteca del Castillo de Praga. El segundo es "Apolo y Marsias", prestado de la colección del palacio de Kromeríz, Moravia Central".

El cuadro representa el castigo aplicado al sátiro Marsias que entró en una competición musical con el dios Apolo. Marsias tocó la flauta y Apolo la lira. El sátiro fue derrotado y el dios enojado mandó a desollarle vivo. Sin embargo, la interpretación de la obra es ambigua, como sostiene el comisario de la exposición, Pavel Pribyl:

"Existen dos interpretaciones para ese cuadro, la primera es más bien filosófica, siendo el desollamiento de Marsias entendido como una liberación del alma y la sostienen los investigadores tradicionales. La segunda interpretación no es tan sofisticada y según los que la sostienen, los más realistas, se trata de la representación de un tema mitológico, muy popular en la época renacentista".

En el palacio Sternberk se pueden ver también obras de la pintora flamenca de los siglos XVII y XVIII, Rachel Ruysch que se especializó en bodegones. En la exposición se presentan los dos únicos cuadros que se encuentran en la República Checa. Ambos provienen de la época temprana de Rachel Ruysch. El primero se titula "Bodegón de frutas y flores" y el segundo "Recovecos del bosque". La diferencia temática entre los dos cuadros la comenta Hana Seifertová, comisaria de la exposición:

"En "Bodegón de frutas y flores" se ven flores y frutas europeas, mientras que en "Recovecos del bosque" todas las flores están situadas en la naturaleza como si creciesen de un viejo árbol. Se trata de una concepción de fantasía, sin embargo, además de las plantas europeas, se perciben también flores y animales tropicales".

Las obras de Rachel Ruysch destacan por la minuciosidad y la sensibilidad por el detalle y los colores. Las razones de su éxito las explicó Helena Seifertová, comisaria de la exposición.

"Hacer carrera como pintora profesional era poco habitual en las mujeres del siglo XVII. No obstante, los padres de Rachel Ruysch comprendieron su interés y la inscribieron en el taller del mejor pintor holandés de bodegones de aquella época, Willem van Aelst. Pero Rachel Ruysch fue influída sobre todo por el ambiente familiar, ya que su padre era botánico y amante de la naturaleza que poseía una amplia colección de plantas que fue la mayor fuente de inspiración para Rachel Ruysch".

Los aficionados a la pintura italiana pueden acudir al palacio Sternberk para ver los cuadros de Tiziano, hasta el 25 de abril. Por su parte, los amantes de los bodegones flamencos tendrán la oportunidad de ver dos cuadros de Rachel Ruysch hasta el año 2009.