Entre lo geométrico y lo orgánico: un español en la Meet Factory dePraga

El artista español Iván Izquierdo se encuentra en Praga en el marco de una residencia en el centro de arte contemporáneo Meet Factory. Durante su estancia Izquierdo dará vida a distintos proyectos, especialmente la realización de un gran mural en una de las paredes externas del edificio. Multidisciplinar y arriesgado, Izquierdo desarrolla en su etapa praguense la unión de lo racional y lo irracional.

Iván Izquierdo, foto: Carlos FerrerIván Izquierdo, foto: Carlos Ferrer Vietnam, Bélgica, Francia, Brasil, Alemania, Marruecos y numerosas ciudades españolas como Pontevedra, Sevilla, Córdoba o Barcelona, han sido el escenario de los dibujos, pinturas, murales y animaciones del español Iván Izquierdo, que desde marzo ha añadido un nuevo país a la lista al ser elegido para una residencia artística en Praga, concedida por el centro de arte contemporáneo Meet Factory.

Uno de los propósitos de este polifacético centro de arte es la promoción de jóvenes artistas internacionales, a los que ofrece estancias creativas. Los aspirantes presentan un proyecto, y tras ser seleccionados, tratan de hacerlo realidad aprovechando los espacios y el apoyo logístico del Meet Factory. Los becados, de diferentes nacionalidades, conviven y trabajan además en un mismo espacio, lo que convierte al centro en un vivero creativo y cruce de caminos para el intercambio de ideas.

Foto: Carlos FerrerFoto: Carlos Ferrer Este entorno de excepción augura resultados prometedores, como destaca Iván Izquierdo.

“Los estudios que tienen son una pasada, y están preparados para entrar a disfrutar y a crear, porque están totalmente condicionados. Da igual que manches. Tú dentro de tu estudio puedes hacer lo que te dé la gana, que muchas veces, cuando vas a otro tipo de residencias artísticas, te da cosa manchar, porque está todo muy puesto. Y aquí no, se nota que tienen experiencia y que saben tratar a los artistas. Aparte es muy interesante, porque hay un teatro, sala de conciertos, de exposiciones, y está el bar-cafetería”.

Los artistas residentes tienen que contar no obstante con una fuente de financiación propia para los gastos relacionados con su estancia y con parte de sus materiales de trabajo, que en el caso de Izquierdo cubre la Embajada Española en Praga.

Franz Kafka visto por Izquierdo, foto: Carlos FerrerFranz Kafka visto por Izquierdo, foto: Carlos Ferrer Además, no solo hay que hacer realidad el proyecto original, sino salir al paso con los diversos encargos que Meet Factory pide a sus residentes. En estas primeras semanas en la ciudad Izquierdo tuvo que preparar una pequeña exposición para el día de puertas abiertas del centro, que se celebró el pasado sábado. Para este primer trabajo, Izquierdo asegura haberse inspirado en tres fuentes, dos de ellas autóctonas.

“Hay un cuento de Kafka que se llama ‘La Construcción’ o ‘La Madriguera’, que trata sobre un personaje, que no sabemos bien si es un humano o una especie de topo, y está obsesionado haciendo una construcción bajo tierra, con una cantidad de túneles y almacenes para la comida. Por otro lado tenemos los poliedros de Luca Pacioli, que es un matemático, filósofo y místico del siglo XV italiano, que explica cómo desarrollar poliedros. Y luego tenemos la ciudad de Praga, que he encontrado que tiene muchos pasajes. Me gustó la idea de relacionar el cuento de Kafka con estos pasajes, que muchas veces aluden tanto el exterior como al interior de la persona y al comportamiento social”.

Foto: Carlos FerrerFoto: Carlos Ferrer El resultado es una serie de obras individuales pero al mismo tiempo parte de una imagen mayor, al estar recortadas en forma de polígonos y formar en la pared que ocupan un mosaico geométrico. Se aúnan así los dibujos, realizados en diferentes técnicas, abigarrados, formados por una abrumadora cantidad de elementos, con el orden que establecen los polígonos y su disposición.

Puede entenderse así la exposición como una serie de obras, como un mosaico, o como el laberinto formado por los huecos entre lámina y lámina, que representan los túneles de la obra de Kafka, y a su manera, los túneles y pasajes de la ciudad de Praga. En el contraste hallamos la oposición entre lo interior y lo exterior, lo racional y lo irracional.

Foto: Carlos FerrerFoto: Carlos Ferrer Una confrontación similar tratará de ofrecer Izquierdo en el proyecto central de su estancia, la elaboración de un enorme mural en una de las paredes externas de la Meet Factory, como explica.

“Voy a intentar que sean geometrías parecidas a la arquitectura cubista que hay aquí en Praga. No sabía que en Praga había arquitectura cubista y me ha encantado. Esas fuentes geométricas, están relacionadas con el cubismo y que también tienen que ver con la geometría, lo racional, Luca Pacioli. Entonces habrá dos fuentes, que serán la geometría, y entre ellas va a haber un espectro orgánico, que será algo como una cabeza, algo muy orgánico. Esa forma orgánica va a salir de una de las fuentes, y o sube o baja, no lo sé todavía”.

No es la primera experiencia de Izquierdo con los murales, pero sí con los realizados en exteriores. Un hito más en un currículum que destaca precisamente por la riqueza de técnicas y formatos. El artista, nacido en 1983, ha trabajado con impresiones digitales, animación, fotomontaje, e incluso dibujos sobre frutas, en lo que parece una interminable evolución estilística.

Foto: Archivo de Meet FactoryFoto: Archivo de Meet Factory Las obras realizadas en Praga, llenas de color, son de hecho el resultado de una madurez de ideas que ha llevado a Izquierdo a nuevos horizontes, como comenta.

“Hace unos años no utilizaba colores, estaba muy obsesionado con el blanco y el negro, y no podía salir de ahí. Pero después de una serie de circunstancias personales, y de una estancia que tuve con otra beca en Vietnam hace dos años, a raíz de estar allí el color apareció por generación espontánea. Era una cosa que yo ya había visto en otros artistas y era algo a lo que aspiraba, me atraía mucho, pero no encontraba la manera, esa libertad gráfica de mezclar tinta china con grafito, con óleo, con espray, con rotuladores acrílicos… todo mezclado y que todo tenga una lógica”.

Meet Factory, foto: ŠJů, Wikimedia CC BY-SA 3.0Meet Factory, foto: ŠJů, Wikimedia CC BY-SA 3.0 La variedad en la forma viene también acompañada de una diversidad de contenido. Las múltiples fuentes de inspiración que bullen en la mente de Iván Izquierdo cuelgan también de las paredes de su estudio en la Meet Factory, en forma de una buena cantidad de ilustraciones y fotografías.

“Soy un fetichista de la imagen, entonces voy recopilando muchas imágenes, de fotografías que tomo yo, que encuentro por Internet, fotogramas de películas, obras de otros artistas… Y también imágenes que tengan relación con la ciudad o el sitio en que estoy en ese momento, o en el proyecto en el que estoy pensando. El estudio lo tengo entonces siempre lleno de imágenes muy variopintas. Y en un momento dado tomo una parte del dibujo o de la fotografía y la inserto en el dibujo”.

Iván Izquierdo estudió Gráfica Publicitaria y Bellas Artes en la ciudad de Granada. En 2011 terminó su Diploma de Estudios Avanzados con el título de ‘Arte y Canibalismo’. Sus obras se han expuesto en diez museos de diferentes lugares de la geografía española, entre ellos Valencia, Mallorca o Barcelona, y en el Centro de Arte Contemporáneo Essaouira, en Marruecos.