Centro Literario Checo abre la puerta a la literatura nacional al exterior

El Centro Literario Checo es una nueva institución creada hace poco por el Ministerio de Cultura a fin de dar a conocer y propagar a escritores y obras literarias nacionales, especialmente en el exterior. Se prevé además, que se organizarán becas en la República Checa para traductores, especialistas y estudiantes de filología checa, así como para editores del extranjero.

Petr Janyška, foto: Jiří NěmecPetr Janyška, foto: Jiří Němec Impulsar un mayor conocimiento de la literatura checa en el exterior y propagar las nuevas obras literarias también a nivel nacional. Esta tarea, que se trazaron en el Ministerio de Cultura checo, llevó a la apertura en Praga del llamado Centro Literario Checo. La nueva institución quiere colaborar con bibliotecas, universidades y otras entidades del extranjero y organizar seminarios sobre temas del mundo de la literatura.

Según dijo a Radio Praga el director del nuevo Centro, el traductor Petr Janyška, la institución está dando recién los primeros pasos, por lo que en sus comienzos quiere inspirarse en el trabajo de entidades semejantes del exterior y aprovechar su experiencia.

”El Centro Literario Checo comenzó a funcionar hace aproximadamente un mes, o sea que realmente es una institución nueva. Es decir, es un bebé que tenemos que educar poco a poco para que ayude a la literatura checa. En la mayoría de los países europeos existen desde hace años entidades que se denominan Centro Literario o Casa del Libro, etc., que son lugares en los que se reúnen los escritores, se dan cita con sus lectores, y ayudan también a propagar la literatura checa en el exterior”.

Foto ilustrativa: Kristýna MakováFoto ilustrativa: Kristýna Maková Petr Janyška sostuvo que llevar las obras literarias al extranjero no es una tarea fácil y es necesario superar diversos obstáculos.

”La literatura checa es conocida en el mundo, pero para conseguirlo, alguien siempre tenía que ayudar en su promoción. Por ejemplo el traductor de la obra, porque si no fuera traducida, no podría ser publicada en otro país. En el país dado hay que encontrar asimismo a un editor dispuesto a publicar un libro de un autor extranjero. Y esto no es fácil, porque los gastos en una obra de traducción son mayores que en el caso de la de un autor nacional, porque hay que pagar también al traductor”.

El Centro Literario Checo propagará a jóvenes autores nacionales

Esto son justamente las tareas que se plantea ayudar a resolver el Centro Literario Checo de Praga. En entrevista a Radio Praga, Petr Janyška mencionó algunos de los proyectos que poco a poco comienzan a ser aplicados.

”El Ministerio de Cultura checo subvencionará las traducciones de obras literarias a idiomas extranjeros, lo que es muy importante, y también nosotros participaremos en ello. Trataremos de que en el exterior puedan conocer una mayor cantidad de obras y autores checos. Queremos ayudar a que jóvenes autores que todavía no son muy conocidos, puedan salir al exterior y presentar su obra en festivales literarios y ferias del libro. También podrían realizar lecturas públicas de sus libros a los lectores en el extranjero y ponerse en contacto allí con algunas editoriales”.

Foto ilustrativa: LubosHouska / PixabayFoto ilustrativa: LubosHouska / Pixabay El director del Centro Literario Checo considera que la literatura checa sigue siendo poco conocida en el mundo, especialmente la contemporánea, e insiste en la necesidad de cambiar esta situación.

”Otra de nuestras tareas, y eso es sumamente importante, es averiguar las posibilidades existentes para que en el exterior sea publicada una mayor cantidad de libros de escritores checos. Consideramos que las editoriales en varios países no conocen la literatura checa, no se imaginan que podría resultar interesante para sus lectores y que podrían intentar editar un libro de algún escritor checo. Y esa será nuestra tarea, o sea, contactar las editoriales, ofrecerles fragmentos de algunas obras que, naturalmente, y eso lo considero fundamental, deben estar muy bien traducidas”.

Poesía checa, novelas históricas, literatura de No ficción, así como novelas policíacas se darán a conocer en el extranjero

Sobre las obras y autores que serán propagados al exterior decidirá el Centro Literario Checo conjuntamente con el Consejo de esa entidad, integrado por unos 15 representantes de diversas instituciones relacionadas con el sector literario, según sostuvo Petr Janyška. Sin embargo, la oferta literaria debería incluir una amplia variedad de temas, como acotó, incluidas novelas policíacas.

”Eso seguro. Si digo literatura, no tengo en mente sólo poemas y novelas clásicas, sino también la literatura de No ficción. Allí tenemos a autores muy buenos, como por ejemplo Václav Cílek y otros, cuyas obras son algo entre la literatura de No ficción y el ensayo. Sus libros contienen ideas interesantes, están bien escritos y de forma atractiva. Disponemos de una amplia variedad de textos literarios sobre temas históricos que podrían interesar al lector extranjero, así como de novelas policíacas. Pero, naturalmente, mucho dependerá de los propios autores checos, de si sus libros resultan atractivos para el lector”.

El Centro Literario Checo tiene planes ambiciosos

Petr Janyška, foto: Jiří NěmecPetr Janyška, foto: Jiří Němec Al referirse en entrevista para Radio Praga a los planes más próximos del Centro Literario Checo, su director, Petr Janyška, volvió a repetir que la entidad es como un bebé que recién está en pañales, así que el primer cometido fue crear un equipo que asumiera con entusiasmo el cumplimiento de las tareas que implica este nuevo proyecto del Ministerio de Cultura. También comienzan a contactar con instituciones en el exterior de semejante carácter y acordar con ellas lo que les interesaría de la literatura checa. Pero, como dijo Janyška, eso no es todo.

”Lo que desearía es que escritores y traductores checos tengan la posibilidad de obtener becas temporales en el exterior. Que puedan estar allí unos dos o tres meses y escribir o traducir algo durante su estadía. Así también quiero que especialistas en filología checa, traductores y escritores del extranjero puedan venir a la República Checa, a Praga, por dos o tres meses también, que puedan escribir y traducir aquí, o realizar otras labores. Y que después de trabajar, porque cuando uno está traduciendo siete u ocho horas termina totalmente agotado, le podamos ofrecer un encuentro en la ciudad con sus colegas checos o con los lectores. Importante será familiarizarlo igualmente con la nueva literatura checa para que luego, al regresar a su país, pueda informar de escritores y nuevos libros interesantes. De mi propia experiencia sé que por ejemplo cada traductor tiene a un escritor predilecto al que más gusta traducir y sus obras las suele ofrecer a las editoriales. Eso podría ser de beneficio para nosotros justamente en este caso”.

El Centro Literario Checo tiene su sede en la Casa Nacional (Národní Dům), en el barrio de Vinohrady. Su director, el periodista y traductor Petr Janyška, fue embajador checo en París y ante la UNESCO, y durante cuatro años encabezó el Centro Checo en Varsovia, Polonia.