Cultura Artistas del grabado mexicano en el Palacio Kinský de Praga

29-05-2012 14:16 | Ivana Vonderková

La larga tradición de la estampa en México, uno de los géneros artísticos que refleja expresivamente la historia de ese país desde su independencia hasta la actualidad, se presenta a los ciudadanos de la República Checa. Esto es posible gracias a una exposición representativa de la obra de varias generaciones de grabadores mexicanos, instalada a partir del 24 de mayo en el Palacio Kinský, en Praga.

Descargar: MP3

Estampa de Leopoldo Méndez, foto: Ivana VonderkováEstampa de Leopoldo Méndez, foto: Ivana Vonderková La muestra de grabados mexicanos es una de las actividades realizadas con motivo del 90 aniversario, este año, del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República Checa y México. La exposición titulada ‘La Estampa Mexicana 2010’, es un trabajo colectivo, indica su comisaria, Eva Bendová.

”La exposición presenta 23 obras de la colección de 53 estampas que fueron donadas hace poco a la Galería Nacional de Praga por el Museo de la Estampa de México y nueve grabados mexicanos de las colecciones de la Galería Nacional de Praga. Figuran entre ellas estampas de José Guadalupe Posada, pionero del grabado mexicano y de sus seguidores de los talleres gráficos de México. Estos surgieron en 1937 y hasta los años 80 eran muy populares en el país azteca”.

Grabado de Alejandro Pérez Cruz, foto: Ivana VonderkováGrabado de Alejandro Pérez Cruz, foto: Ivana Vonderková Los grabados de artistas contemporáneos fueron realizados con motivo del bicentenario de la independencia y los primeros 100 años del inicio de la Revolución mexicana, fechas que fueron conmemoradas en el año 2010. Por ello en el título de la muestra aparece la fecha 2010.

La muestra en Praga refleja los cambios que a lo largo del siglo pasado y hasta el presente han ido caracterizando ese género artístico en México. Se trata no sólo de cambios en la temática, sino también de la utilización de nuevas técnicas de grabado. Sin embargo, hay algo que siempre está presente en este género artístico en México. Es el reflejo de los problemas sociales del país, las reflexiones de los artistas sobre los procesos históricos, plasmadas en la proyección artística.

Para los ciudadanos checos la exposición del grabado mexicano puede resultar interesante e instructiva por varios motivos, afirma Eva Bendová.

Estampa de Joel RendonEstampa de Joel Rendon ”La muestra trata de dar respuesta a la interrogante sobre el significado del arte de la estampa y el arte en general. Este tema es debatido tanto en México y la República Checa, como en el resto del mundo. Además, documenta cómo la estampa puede ser un instrumento de representación del Estado y llegar a un amplio público. Considero importante asimismo que en este mundo globalizado, la exposición permite conocer otro Estado, en este caso México, que es un país grande por extensión, con una rica historia. Los problemas que enfrenta actualmente México y que se reflejan en la estampa de ese país, como la gran urbanización de las ciudades y otros, los tenemos también nosotros. O sea que la muestra ofrece algo exótico, como es el culto mexicano de la muerte y a la vez algo muy actual para cualquier sociedad contemporánea”.

Eva Bendová, foto: Archivo de la Galería Nacional de PragaEva Bendová, foto: Archivo de la Galería Nacional de Praga Según Eva Bendová, el grabado mexicano contemporáneo testimonia una reflexión permanente de los artistas de ese país sobre el lugar de la estampa en el arte plástico en general.

”La mayoría de los grabadores que donaron alguna de sus obras al proyecto con motivo del aniversario de la independencia y de la Revolución mexicana, reflexionan sobre el significado de la estampa. Uno de ellos Joel Rendol, destacado ilustrador y gran admirador de la estampa, considera el grabado como un medio extraordinario que permite alcanzar resultados inimaginables con medios muy limitados. Esto es una cuestión fundamental en nuestro mundo globalizado, afectado por los impactos de la crisis económica y la pobreza y donde hay grandes diferencias sociales entre los habitantes”.

Estampa de José Guadalupe Posada, foto: Ivana VonderkováEstampa de José Guadalupe Posada, foto: Ivana Vonderková El embajador de México en la República Checa, José Luis Bernal, también está convencido de que la exposición ‘La Estampa Mexicana 2010’, instalada en el Palacio Kinský, que es propiedad de la Galería Nacional de Praga, amplía mucho los conocimientos de los checos sobre México y su arte.

”Amplía mucho, yo diría en tres sectores. Uno, las técnicas de la estampa, es una técnica que en México ha estado presente antes de 1910, antes de la Revolución mexicana. De hecho, se desarrolla primero como una forma de distribuir ideas un tanto subversivas, sobre todo en la Ciudad de México y en las principales ciudades del país en aquel momento. José Guadalupe Posada fue un gran exponente de esa técnica. Después ésta se retoma en varios talleres gráficos y se ha mantenido al grado de que México tiene un Museo Nacional dedicado sólo a la estampa. El conocimiento de esta técnica queremos proyectarlo en un país como la República Checa en donde la distribución del mimiógrafo tuvo también su momento histórico durante la época de lucha contra el régimen comunista”.

José Luis Bernal, foto: Ivana VonderkováJosé Luis Bernal, foto: Ivana Vonderková Con motivo de la exposición de la estampa mexicana en Praga, el Embajador José Luis Bernal apreció también el nivel general de las relaciones culturales entre la República Checa y México, además de las políticas y económicas.

”La relación cultural es, yo diría, la más importante en el conjunto de las relaciones entre México y la República Checa. Y conste que tenemos una relación económica creciente, muy buena, una muy buena relación política y una creciente también cooperación educativa. Pero la cultural es donde más tenemos que hacer y donde más hemos hecho. En 2010, por ejemplo, con motivo del bicentenario y el centenario en México, hubo un programa de más de 24 presentaciones artísticas importantes de México en la República Checa, en 2011 fueron cerca de veinte. En el 2012 van a ser alrededor de 20 y estamos planeando un programa cultural que va a seguir seguramente intensificándose”.

Según recalcó el embajador Bernal, las inversiones en el intercambio cultural y educativo entre México y la República Checa son igualmente importantes que las del sector económico. El diplomático recordó que en 2010, por ejemplo, se publicó en la Universidad Carolina de Praga un libro con 22 capítulos sobre México. Esta publicación fue escrita en checo, por autores nacionales que son mexicanistas y que están interesados en todos los temas de lo que está ocurriendo en el país azteca.

También la actual exposición de la estampa mexicana en el Palacio Kinský, en Praga, testimonia las estrechas relaciones entre la República Checa y México en el sector cultural. Esta muestra, organizada por la Galería Nacional de Praga, puede ser visitada en la capital checa hasta el 29 de julio.

Compartir

Destacados

Artículos relacionados

Más

Del archivo del programa

Más

Emisión Reciente en Español

RSS

RSS y Podcasting

Nuevos canales RSS